Dramaturgia para principiantes: ¿hacia lectura dramatizada?

PorSamuel

Dramaturgia para principiantes: ¿hacia lectura dramatizada?

Comenzar en el mundo de la dramaturgia es una tarea ardua. No todas las personas tienen madera para ser dramaturgos, pero muchos sienten la pasión necesaria para poder comenzar en esta área. Ahora bien: no es lo mismo enfocarse en crear una obra teatral amplia, larga y con varios actos a algo más sencillo, enfocado incluso no en actores de teatro, sino en la presentación de una lectura dramatizada.

Para muchos, la lectura dramatizada es algo inferior, de poca categoría y a lo que no hay que dedicarse de ninguna manera. Sin embargo, la dramaturgia puede estar enfocada en la creación de lecturas dramatizadas para talleres, especialmente en ambientes de personas que no tienen una formación actoral amplia y dedicada.

Redactar pensando en la lectura

Generalmente, las presentaciones de las lecturas dramatizadas son bastante más sencillas, y con una escenografía mucho más escasa que los de las obras de teatro convencionales. Estas obras suelen hacerse en escenarios casi vacíos y son los propios autores los que dan una impronta especial, a través de su vestimenta y atuendos a utilizar.

La lectura dramatizada es mucho más delicada que las obras de teatro convencionales, pues reside en los lectores el papel de transmitir todas las emociones y hacer notar, al menos, la mayor parte de los movimientos. Es por eso que al hacer una lectura dramatizada se requiere hacer una adaptación, pero si se escribe teatro pensando en una, se ahorra buena parte del trabajo.

¿Qué tener en cuenta?

En general, si se redacta una obra de lectura dramatizada, hay que tener en cuenta que los actores estarán predominantemente sentados y leyendo, por lo que los movimientos están más limitados y la sensación será diferente.

Sin embargo, esto no impide en lo absoluto que puedan haber juegos de luces, así como entradas, salidas, subidas de tono o incluso, acciones entre los propios personajes, que se toquen y tengan contacto directo entre sí.

La clave de todo esto es que será mucho más sencillo para el dramaturgo poder plantear un escenario donde las emociones deban plasmarse más claramente y con menos elementos. Así, se podrá poner en práctica una lectura dramatizada de forma rápida y sencilla, adaptada a todo tipo de entornos, incluso con bajos presupuestos.

Sobre el autor

Samuel administrator

Deja una respuesta